viernes, 21 de septiembre de 2018

DAMIEN RICE. Teatro Circo Price. Madrid, jueves 20 de septiembre de 2018.



Está bien, lo confieso: Nosotros aguardamos en cola virtual para conseguir entradas de U2 hace meses. Misión imposible. Pero la Divina Providencia, o más bien algún leprechaun traviosete, nos tenía guardada una sorpresa.
Damien Rice, otro irlandés ilustre pero diametralmente opuesto a las coordenadas del cuarto dublinés (a pesar de su famosa cover de la sempiterna “One”), acudió en nuestro auxilio para permitir disfrutar de su primer set en suelo madrileño. Un privilegio.

Más de quince años han pasado desde que (como casi todos) lo descubriéramos de mano de esa preciosa carta de presentación que fue “O” y que nos convirtió en más-que-fieles a su idiosincrasia y gusto. Todo llega, y además en un envoltorio inmejorable como fue el Teatro Circo Price capitalino. Este, por momentos se hizo tan pequeño como nuestro dormitorio en casa de papá y mamá, en donde en la oscuridad lo triturábamos vehementemente. Una y otra vez.

Damien Rice- Teatro Circo Price. 20 septiembre 2018


“The Profesor & La Fille Danse”, “Delicate” y la cadenciosa “9 Crimes” al piano abrieron el concierto de la mejor manera posible, entre botellas de vino a su derecha (que quedaron encorchadas) y una audiencia selecta, entendida y entregada que lo alababa como a un genuino John Boy soñado por Love of Lesbian.

Dramatismo, sí, pero el justo. Mucho sentido del humor y retranca isleña del de Celbridge en la introducción a muchos de sus números, siendo quizá “Annie/Sex Change” la más divertida de todas. “Quedé con una amiga al otro lado de la ciudad en un día de lluvia, era un día triste y me dijo que si quería dormir en su cama. Yo entre balbuceos conteste que sí. Entonces me dijo que estupendo, su hermana se iba con una amiga... Así yo puedo dormir en la suya”. El pobre Damien cuenta como, paso seguido, su follamiga (aseguraba que muy hippie) le invitó a “autoconocerse” y pasar un buen rato a solas. “Así que intenté pasar un buen rato a solas conmigo mismo”, zanjó. Fácil vislumbar el desenlace. Audiencia de monólogo encantada y preparada para continuar con algunas de las descargas más importantes del concierto: “The Greatest Bastard”, “Elephant” o las inconmensurables “Rootles Tree” y “Volcano” nos pasaron por encima entre esas maravillosas fluctuaciones dinámicas marca de la casa.

Damien Rice- "The Greatest Bastard".


También tuvo tiempo para estrenar la nueva “Your Astronaut” o compartir escenario con una madre e hijo que le venían siguiendo en su gira desde Milán, colocando el  micro entre ambos en la frágil “Cold Water”. Tras también repasar “I Remember” y preguntarnos qué nos gustaría que tocara, el piano o la guitarra; qué canción sí, o qué canción no nos gustaría escuchar; hacernos reír referenciando su amor al chocolate; o recordando tiempos en Álcalá de Henares, donde supuestamente le hubiera gustado tanto vivir como en el resto de España, según sus palabras, “donde el cielo es siempre azul”, nos dejó con la miel en los labios asegurando que el teatro cerraba. Nada más lejos de la realidad.

Piano or guitar?


Un bis antológico terminó de rematarnos un par de minutos después del sonoro pataleo con que las aproximadamente mil personas que abarrotaban el Price pedían más y más. Y así fue. La infaltable “The Blower´s Daughter”, “Trusty and True” (karaoke universal a tres voces) y “Cannonball” a pelo desde el mismísimo proscenio fueron el colofón perfecto a un show para cada uno de los que allí, boquiabiertos pensamos que no había pasado el tiempo, que ese pequeño duende irlandés seguía susurrándonos en nuestro casa, quince años antes, entre las mismas sábanas donde disfrutábamos de su voz con los auriculares a medio gas, febriles e incapaces de resistirnos al embrujo de sus maderas. Gracias.

Fotos: Vinylola e Instagram.

miércoles, 19 de septiembre de 2018

Podcast Vinylola: Rock español 1978 2ªparte: Ñu, Cai, Granada, Chicho Sánchez Ferlosio



Segundo programa dedicado al rock español pre-constitucional. Seguimos rindiendo homenaje a los músicos que hace 40 años abrieron el camino a tantos otros. Muchos de los artistas que en este programa (y el anterior) mencionamos han sido injustamente olvidados por el gran público y obviados por la prensa y la industria musical. Sirva nuestra pobre aportación como gesto para reivindicar la base sobre la que se cimentó el rock en nuestro país. Para ampliar algo más el abanico que solemos abarcar, nos dedicamos también a analizar la figura de uno de los pioneros de la canción de autor en nuestro país: Chicho Sánchez Ferlosio.

domingo, 26 de agosto de 2018

VALLBONA & THE BLUES LIARS. 25.8.18, Brujas Festival XIII, Daimiel (C.Real)



El pasado sábado, dentro de la programación de la XIII edición del Brujas Festival daimieleño, pudimos asistir al estreno del nuevo combo de Miguel Ángel Ruiz, Vallbona & The Blues Liars. Siendo este el proyecto que mejor podría definir su idiosincrasia, largamente basada en el blues de raíz, pasado por el tamiz fuzz que ya se hizo patente en formaciones como KID o Radiojam.

Sobriamente acompañado de Ramón García al bajo, músico local de eficiencia contrastada en múltiples formaciones locales (oculto tras una aparente, llamémosle Gibbons-barba) y Filo, ídem a las baquetas, el trío se mostró compacto a la par que cómodo sobre el inmenso escenario preparado para los distintos infames eventos a celebrarse en la Feria y Fiestas de la localidad.

Vallbona & The Blues Liars- 13 Brujas Festival. 25.8.18


El set mostró las distintas facetas del músico-productor, desde “Usted necesita dinero (para vivir aquí)” extraído del recién colgado EP “El brillo entre las nubes” a temas y fragmentos de aventuras en curso o anteriores como los más acústicos y ya desaparecidos Lazy Jeans o ese interesante reto aún abierto, plagado de aforismos-del delta-empapados-de-inmediatez como es su One-Minute Blues Proyect.

“Saben que lo sé”, “Dios de Bronce”, “Pánico satánico” o “El camino salvaje”, con jam al más puro estilo Neil Young incluída se dejaron caer a lo largo de sus cuarenta minutos de actuación. 

Miguel Á. Ruiz Vallbona. Comienzo del set.


A reseñar el buen sonido, presente en todo el festival, con el cual los temas pudieron desarrollarse sin mayores dificultades, desembocando el repertorio en terrenos siempre libres, crudos, viscerales y cargados de RAT, muy marca del trío reunido para la ocasión.

Con oficio y sin despegar el pie de efectos de tan marcado carisma, lo cual no dejó vislumbrar ni un segundo de limpieza en su gorda y densa Telecaster, apuraron los últimos minutos con ritmos y licks que seguían antojándose pantanosos, llegando la coda final al son de “La casa de madera” y “La misma mierda de siempre”. Por fortuna Vallbona & The Blues Liars cabalgaron territorios que no muy acostumbrados a descubrir, no cayendo estos en el comentario que su tema de cierre expone. 

Ramón "wear-beard" García..


Si te apetece seguir su onda, y comulgas con bandas como “Guadalupe Plata” en territorio hispánico o cualquiera de las facetas de Jack White en el anglosajón, pásate y linkea por alguno de sus bandcamps, pronto se antojan más novedades, por supuesto, en riguroso directo.

viernes, 13 de julio de 2018

PEARL JAM. Madrid. Mad Cool Festival. 12 julio de 2018.



Muchas primaveras han tenido que pasar para que Pearl Jam volvieran por Madrid. Doce años desde aquel lleno en el Palacio de los deportes y once del show ofrecido en el siempre (como hasta ahora, Mad Cool) polémico FestiMad mostoleño.

Pearl Jam. Set list Madrid. Un par de tachones y un último suspiro que no entró.




A pesar de las contrariedades por todos conocidas el espíritu de los de Seattle prevaleció en el alma de los ansiosos seguidores, dándole la vuelta al desastre con una actuación empapada en amor, fuerza y sentido del humor.



Vedder, todo un maestro en esto de ganarse a océanos en cualquiera de sus recitales, demostró que por algo su banda es la que más caché levantó a los organizadores del evento. Se cuenta que un millón de dólares, que bien pagado está viendo su innegable poder de convocatoria. Una mayoría de festivaleros rondando la treintena hacia arriba fue el modelo de audiencia que ensalzó la nostalgia noventera que todos llevamos dentro. Por algo rezaba el habitualmente bocachancla de Noel Gallagher que "los de mi quinta (ya bien metidos en la cincuentena) somos los que seguimos a día de hoy llenado grandes recintos, a diferencia de jovencitos que hacen música para su habitación". No está falto de razón.

Stone. Taylor en mano y en maduro segundo plano.




En cuanto al repertorio, acabamos de descubrir un nuevo término: "crowd-pleaser", que efectivamente, a pesar de la sobredosis de anglicismos en pos de un lento declive de nuestro castellano, se acopla perfectamente al set de la banda. Un listado de temas agradable o encantador de masas que funciona como un reloj. Fácil y nada forzado escuchando en retrospectiva su impecable repertorio, si exceptuamos el horripilante "Backspacer".



Una apertura suavesita pero con inconfunible crescendo como fue "Release" fue la elegida para abrir el concierto. Una vez equilibrada la (algo más cascada que a sus veinticinco) voz de Vedder respecto al sonido de la banda, todo marchó como la seda. Ante los problemas sufridos por las cuerdas vocales del frontman a lo largo de la primera manga de su gira europea había cierto temor que su inconfundible chorro de voz quebrara; algo que afortunadamente no ocurrió. Mención especial a él, que dio todo desde un principio, forzando la maquinaria y sudando la gota gorda desde el corazón, cosa nada desdeñable y cotejada por cualquiera que sepa apreciar lo que a un Steinway & Sons en términos pianísticos significa el icónico tono de Eddie.



"Elderly Woman...", la bestial "Luckin", "Corduroy", "Go", "Animal" , "Jeremy" o "Even Flow",  fueron cayendo como agua de mayo para los allí boquiabiertos presentes. ¿Hablábamos de catálogo? 

Jeff controlando el despegue de aerolineas Vedder.




Más adelante una pequeña sorpresa: Mensaje de Luis Tosar y (el omnipresente) en todos los conciertos masivos anglos (presente o a través de pantalla) en España, Javier Bardem. Bonito alegato contra el acoso, pero supongo que todos agradecimos que este último no saliera a escena. Distinta fue la simpatía hacía Tosar, sobre todo recordando su nivel de fanatismo hacia el quinteto. ¿Recordáis esa banda gallega de versiones en la que el actor asumía el papel de Vedder? Qué valor. Los sueños se cumplen, y ahora el amigo puede considerarse colega del grupo. Un figura.

Gossard/Vedder: Como en casa.




A valorar el esfuerzo del cantante por ofrecer distintos monólogos en castellano apuntados en el dorso de su set, en los cuales el de Chicago comentó en un macarrónico español desde su primera visita a la capital (la, por todos conocida actuación en la difunta Sala Revolver) hasta su rendición hacia los españolitos que por ahí andábamos: "me han dicho que los españoles sois un poco locos... y a nosotros nos encanta la locura". Más majo que las pesetas.

Solo ante el océano.




Break y Eddie volvió solo a escena acústica en mano para interpretar "Just Breathe". Momentazo amor y unión que solo él y su privilegiado diafragma es capaz de conseguir. Tras esta, nueva traca: "Sirens", "Black", "State of Love and Trust" o las infaltables "Alive" y su tradicional cover de "Rockin in Free World". Suponemos que por la rigidez horaria en este tipo de festivales tuvieron que guardarse "Yellow Ledbetter" que pudimos ver en su listado original, pues ya no hubo tiempo de más. Veinticuatro canciones repartidas en dos horas que siguen (muchos años después de sus mejores épocas en estudio) demostrando que actualmente envejecen en directo como las deliciosas botellas de vino que el señor Vedder se pimpla con devoción en cada bolo. Unos clásicos modernos que diría Paul Weller.

Jarabe de cepa y rock. Eddie, un portento con denominación de origen.




Qué el Gran Espíritu les conserve muchísimos años.

Texto: Vinylola
Imágenes: Vinylola/Instagram

viernes, 22 de junio de 2018

Podcast Vinylola. "La Caravana" 4x04 - Especial Rock español de 1978 (1ª parte)



Hoy nos dedicamos a rendir homenaje a algunas bandas pioneras que allá por el año 1978 tuvieron la valentía de intentar abrir camino en el rock español. Una carrera de locos en un país donde todo estaba por inventar. Nos dedicamos a dos vertientes: el rock urbano (como se etiquetó en su momento a un grupo de bandas que empezaron a surgir a finales de los setenta) y el progresivo (tanto en su vertiente andaluza como el llamado rock layetano).
Sabéis que como muestra vale un botón, pero con un botón no se abrocha una camisa, por lo que a este especial le seguirá otro de la misma temática donde seguiremos explorando cómo estaba el panorama del rock español en aquel tiempo convulso donde tantas cosas cambiaron en nuestro país.
Sirva como homenaje nuestro programa para estos músicos que ahora celebran el 40 aniversario del lanzamiento de sus respectivos álbumes.

jueves, 10 de mayo de 2018

Podcast Vinylola: La Caravana: Seguimos con los discos de 1968. Vol. III




Volvemos a la carga con un nuevo repaso a nuestros discos favoritos de 1968. No están todos los que son, pero nosotros sí que estamos todos los que somos. A los viejos rockeros Miguel Popsonic, DiFender, Tommy y el Señor X, se une (por fin) una voz femenina, ya que contamos con la inestimable presencia de una gran eminencia en el mundo musical que ha decidido responder al nombre de “Nisu” para que no se la relacione con el rastro de cadáveres que va dejando a su paso el Señor X. No podemos estar más contentos con su presencia y esperamos que no sea esta la última vez que nos visita Nisu. Y es que la ocasión no era para menos. En este programa nos deleitamos analizando la música de:

1. Big Brother and the Holding Company: Cheap Thrills
2. Los Brincos: Contrabando
3. Pink Floyd: A saurceful of secrets
4. John Mayall: Bare wires


viernes, 6 de abril de 2018

Podcast Vinylola: "La Caravana. 4x02 - Especial discazos rock de 1968


En este capítulo os presentamos 6 de los mejores discos que se publicaron en UK y USA en el año 1968. Con este formato más ligero (dedicamos 25 minutos a cada disco), queremos dar cabida a esas otras obras que no nos cabrían en esta temporada empleando el formato monográfico habitual. Para ello, nos reunimos una buena cuadrilla de melómanos empedernidos (aunque algunos más empedernidos que otros). A los ya habituales Mike Popsonic, DiFender, Tommy y Señor X, se une en esta ocasión la imponderable aportación de nuestro querido camarada Papa Negro. Además, nos llena de orgullo y satisfacción el ampliar la familia caravanera con un nuevo invitado que responde al apelativo de Brujo Malvado, al que agradecemos su inestimable presencia y que esperemos no sea la última vez que se una a nosotros en nuestras divagaciones milenaristas.
La cosecha de 1968 nos dejó muy buenos álbumes, por lo que amenazamos con currarnos dentro de poco un segundo especial dedicado a este año.
En este primer especial de hoy se comentan (siguiendo el orden impuesto por la fecha de publicación del LP):
1. Peter Green’s Fleetwod Mac
2. The Zombies – Odessey and Oracle
3. The Grateful Dead – Anthem of the Sun
4. Procol Harum – Shine On Brightly

5. Rolling Stones- Beggars Banquet.
6. Spirit- Spirit